¿Qué diferencia a los freelance y emprendedores que ganan dinero y tienen vidas equilibradas de los que corren como pollos sin cabeza y pasan poco de mileuristas?

¿Que venden más?

¿Que tienen un padrino siciliano?

¿Que son más listos y más sexis?

No. No. Y no.

La diferencia está en que, los que ganan dinero y tienen una buena vida, entienden de negocios y tienen la mentalidad adecuada.

(Si quieres saber más, lee un poquito más o busca el Sobre Mí -un poquito más abajo-)

foto-gabriela

Soy Gabriela R. Bass y tengo tres buenas noticias:

Y no. Aquí no hay ebook.

Se supone que si te digo que tengo un lead magnet para ti, sentirás un poderoso deseo de dejar tu correo, igual que un niño cuando le ofrecen una gominola. Pero creo que si hago eso contigo estaríamos empezando con mal pie.

No estás aquí para un reparto de chuches.

Tú estás aquí buscando mejorar tu negocio (y tu vida).

Así que te propongo lo siguiente:

Deja tu nombre, tu email, clica en el botón rojo... y empezarás a leer un mail diario. Ahí te hablo de negocios y de mentalidad para crecer. Crecer tú y tu negocio.

Si no te gustan, darte de baja es fácil. Si te gustan, comprar un curso o hablar conmigo es igual de fácil.

Hablemos de los problemas a los que te enfrentas. De cómo los directores de grandes empresas resuelven esos mismos problemas. De cómo tú puedes comenzar a pensar como ellos.

De cómo ver tu negocio con una mirada más amplia.

¿Y cómo seguimos hablando?

Lo haremos por correo, que es la manera más simple que hay. Yo escribo, tú lees.

Si por el camino quieres un curso o una mentoría, hablamos.

Si no te apetece, pues nada. Sigues leyendo.

No te prometo que todos los correos te vayan a gustar, porque seguro que diré algunas cosas incómodas, difíciles de digerir.

Aunque pondré todo de mi parte para que te sean útiles e inspiradores.

Eso sí, en cualquiera de ellos te puedes dar de baja con un simple clic, sin que nadie te pregunte la razón.

Como formadora, consultora y mentora, converso con diferentes dueños de negocios.

Son emprendedores inteligentes, serios y maduros que quieren mejorar. Les escucho y luego me aseguro de organizar un buen recorrido de aprendizaje y entrenamiento para que consigan mejorar sus negocios y sus vidas).

Si quieres saber de mí, lo tienes en el botón rojo, aquí abajo:

Y si lo que quieres es curiosear un poco más, pasa por aquí:

Cuando ves un negocio exitoso

¿A qué crees que se debe su éxito?

¿A las oportunidades?
¿A las ventas? ¿Al equipo? ¿Al contexto?

Mira.
El éxito se debe al oficio de saber una cosa:

Saber cómo hacer lo justo en cada momento

Conseguir las ventas justas, para crecer controlados

Tener los precios justos, en función del mercado

Tener los márgenes justos

Contratar a las personas justas

Tener los gastos justos

Hacer las inversiones justas

Desarrollar los procesos justos

Tener la comunicación justa

Las cuentas justas

Las métricas justas

La estrategia justa

Las decisiones justas

¿Y cómo saber qué es LO JUSTO en cada momento de un negocio?

Sabiendo más de negocios y con la mentalidad adecuada

¿Qué puedes hacer para saber más de negocios y mejorar tu mentalidad?

Mira, diferentes cosas.

La más sencilla y la que ahora mismo tienes más cerca es dejarme tu correo para empezar a leer.

Deja tu nombre, tu email, clica en el botón rojo... y empezarás a leer un mail diario. Ahí te hablo de negocios y de mentalidad para crecer. Crecer tú y tu negocio.

Si no te gustan darte de baja es fácil. Si te gustan, comprar un curso o hablar conmigo es igual de fácil.

Que quede entre nosotros:

Sé de algunas personas que creen que un negocio avanza y se vuelve grande y exitoso (o pequeño y exitosa) gracias a cuestiones aleatorias como un marketing más sofisticado, con herramientas más complejas, o una promoción agresiva o unos precios rompedores.

Se equivocan.

En ningún caso es así. No de manera sostenida en el tiempo.

Para que un negocio avance con éxito y dure en el tiempo hace falta que tenga al frente una cabeza bien amueblada.

Una cabeza que sepa hacer en cada momento lo que toca, con orden, con destreza. Hacer en cada momento lo que toca, lo justo. (Esto es lo que me han enseñado 26 años de experiencia.)

¿Un barco puede llegar a buen puerto si el timón lo lleva una cabeza mal amueblada?

Imposible.

Cuando faltan los conocimientos y la habilidad para navegar, ningún viento es favorable.

Hablemos de todo esto y de más cosas. Apúntate a mi lista y empecemos.

Ir arriba